Anuncios

La turmalina negra es una piedra energética que se caracteriza por su textura fibrosa, maderosa y alargada. Su color negro intenso la puede hacer lucir semejante al onix  o a la obsidiana (Cuando la turmalina está pulida), sin embargo la gran diferencia radica en su textura y sus pequeñas vetas de color, además de su especial parecido con el carbón.

Tal como la amatista, esta piedra permite transmutar energías, pero en este caso se concentra especialmente en las bajas vibraciones que provienen desde su propio poseedor, tales como la depresión  y la ansiedad.

Además, es una de las grandes protectoras dentro del grupo de los cristales y las piedras energéticas. Ayuda a prevenir desde un robo material, hasta un trabajo de brujería o un ataque energético, posicionándose por encima del cuarzo cristal y convirtiéndose en el principal aliado de nuestro ángel de la guarda.

A nivel físico, este mineral ayuda a tratar los dolores crónicos y apaciguando el sufrimiento de cualquier paciente que esté atravesando por una enfermedad complicada. Esta piedra no está relacionada  a ningún chakra en específico pues tiene la habilidad de equilibrar cualquiera de los siete puntos energéticos humanos.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: